domingo, 27 de octubre de 2013

Aquel loco (y efímero) portero-entrenador del Sporting de Leticia

(...) Por ir durmiendo, la Mambo-Tango deriva siguiendo la corriente hacía Brasil y se ven obligados a cruzar el río en canoa para llegar a Leticia, en Colombia, donde vagando por el pueblo se encuentran con el gerente del Independiente Sporting de Leticia, a quien convencen de sus habilidades futbolísticas y aceptan en principio entrenar el club a tiempo sin definir y a sueldo por definir según los resultados. El 26 de junio comienzan a trabajar en el mejor empleo que han tenido en todo el viaje. Granado relata que el estilo del club se asemejaba al juego de los argentinos de los años treinta, "con el arquero clavado bajo los palos, los zagueros metidos dentro del área y la línea media corriendo toda la cancha". Los dos brillantes técnicos introducen la marcación hombre a hombre y en horas, tras un juego de práctica de la delantera contra la defensa, logran resultados maravillosos.
 En los ratos libres los dos entrenadores leen una geografía y una historia de Colombia: por los periódicos y las conversaciones se enteran de la historia del Bogotazo, los enfrentamientos entre liberales y conservadores y la actual guerra de guerrillas campesina en los llanos.
 Los entrenamientos continúan. Ernesto comienza a jugar de portero y mueve a la defensa para que se le quite la rigidez. Entre eso y darse una vuelta al hospital para ver casos de paludismo se van pasando los días. En el primer partido del Independiente Sporting pierden, pero el público se maravilla de los avances del equipo.

Llega finalmente la fecha de un torneo relámpago, cuyo primer juego ganan con gol de Granado, al que las masas locales bautizan "Perdernerita", en honor del crack argentino Pedernera, por su estilo driblador, y Ernesto está genial en la portería. En la final terminan cero a cero y tienen que definir el trofeo en una tanda de tres penaltis. Ernesto detiene el tercero (me atajé un penal que va a quedar para la historia del Leticia), pero de poco servirá, porque el centro delantero de su club falla los tres.
Un día después, en el último entrenamiento, Ernesto, herido en la rodilla, se mueve durante la ceremonia de izar la bandera para buscar un papel con el cual cortar la sangre y un coronel le echa tremenda bronca. Puede ser que acabe mal la fulgurante carrera de los entrenadores. Granado piensa en ese momento que el temperamento áspero de Ernesto vencerá y se armará en grande, pero Guevara sonríe y traga (agaché el copete).
 Es la hora de partir. A pesar de las ofertas para que sigan entrenando al club, cobran, venden lo que les sobra de la balsa y salen en avión para Bogotá en un carguero militar.
En Bogotá les sorprende la cantidad de policías con armas largas en las calles. Se siente el peso de la dictadura de Laureano Gómez. Comen en un comedor estudiantil, duermen en sillas en un hospital.
Por una tontería se enredan con las arbitrariedades de la policía colombiana, que los detiene amenazándolos con la deportación. En una noche Ernesto estaba haciendo un plano en la tierra con un pequeño puñal para orientarse en Bogotá, cuando los policías los detienen y les requisan el cuchillo. Al tratar de reclamarlo al día siguiente, son detenidos de nuevo y amenazados, tratados en forma vejante. Granado se indigna no sólo por los abusos policiacos, también por la apatía de la gente que les recomienda que no se metan en líos.

 De esta triste estancia en la capital de Colombia se rescata el que pudieron ver jugar al mítico Real Madrid contra el Millonarios. Logran entrevistarse con Alfredo Di Stefano quien les regala, enloqueciendo a Ernesto, mate y dos entradas para el siguiente partido. (...)

Páginas 48 y 49 del libro "Ernesto Guevara, también conocido como el Che" de Paco Ignacio Taibo II y publicado por la Editorial Planeta en 1996

martes, 27 de agosto de 2013

El #3 de LBI Magazine ya está aquí

A partir de mañana a la venta en el Potencial HC y desde la semana que viene en vuestras respectivas ciudades. Buen provecho.

lunes, 19 de agosto de 2013

Cuando la LFP pudo ser la Bundesliga (pero nadie quiso)

Esta semana el CSD publicaba que los clubes de Primera División debían a Hacienda más de 475 millones de euros al finalizar la campaña 2010/2011. Siendo el dato tremendamente preocupante, más aún en los tiempos que estamos viviendo, lo que quizás genere más indignación es pensar que todo esto pudo haberse evitado hace 18 años.
El 28 de abril de 1995 se publicaba en el BOE el Real Decreto 449/1995, de 24 de marzo, una normativa extraordinariamente bien pensada que debería servir para culminar el proceso de profesionalización en la gestión de las entidades deportivas españolas que se había iniciado con la Ley del Deporte de 1990 y la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas de1991, a las que venía a completar con la inclusión en su articulado de varias exigencias económicas que deberían cumplir las SAD (y los clubes eximidos de conversión) para poder participar en las ligas profesionales del país. Básicamente, se trataba de quelos clubes tendrían un mes desde el comienzo oficial de la temporada para acreditar ante la Liga correspondiente que estaban al día con Hacienda y la Seguridad Social, que sus cuentas del ejercicio anterior habían sido auditadas y que los miembros de sus Consejos de Administración avalaban personalmente una parte del presupuesto previsto para la campaña que acababa de arrancar. Si en esos treinta días de plazo un club no lograba presentar los documentos necesarios, la Liga no podría aceptar su inscripción aunque reuniera los requisitos deportivos necesarios para competir. Nada fuera de la lógica; de hecho, un control similar es el que se aplica actualmente con notable éxito en Alemania.
Teóricamente el texto se había elaborado con la participación de los agentes implicados, es decir, de los clubes y ligas profesionales existentes por aquel entonces en España, aunque a nadie se le escapaba que todo este proceso legislativo iba dirigido a intentar que el fútbol patrio se condujera por la senda de la coherencia y rentabilidad económica, para evitar los disparates que habían “obligado” al Estado a rescatarlo en 1990. Pero fueron precisamente los clubes de fútbol quienes no tardaron ni cuatro meses en hacer saltar por los aires la nueva norma y todas las buenas intenciones que encerraba. Previendo que habría algún equipo que no cumpliría con el plazo (el Real Madrid, que entonces presidía Ramón Mendoza, estuvo bastante cerca de no llegar a tiempo), la noche del 31 de julio de 1995 varios clubes incluso desplazaron notarios a la sede de la LFP para que certificaran que la documentación exigida llegaba (o no) en tiempo y forma. A las 00:00 horas del  1 de agosto de 1995, la primera fecha límite impuesta por la ley, ni los dirigentes del R.C. Celta de Vigo ni los del Sevilla F.C. habían presentado los avales que debían cubrir el 5% del presupuesto de gastos estimado por los clubes para la temporada 1995/96: 45 millones de pesetas los vigueses, 85 millones los hispalenses; cantidades aparentemente irrisorias para las que se movían en el fútbol pero que acabaron generando todo un tsunami. Ante la falta de esos avales, la LFP anunciaba la no inscripción de ambos clubes y, al mismo tiempo, la repesca para la máxima categoría de Real Valladolid y Albacete Balompié, descendidos deportivamente a Segunda División pero que sí habían presentado todo a tiempo. Leganés y Getafe podrían inscribirse en Segunda si cumplían los requisitos exigidos y Celta y Sevilla jugarían en Segunda División B (con la particularidad de que los de Nervión mantendrían su plaza europea, aunque no podrían contar con futbolistas extranjeros en su plantilla).
Al instante estalló la polémica. Los aficionados de los dos equipos descendidos, que se veían obligados así a competir fuera del fútbol profesional, salieron a las calles de sus ciudades para, en un primer momento de lucidez, arremeter contra los dirigentes y propietarios de sus clubes, que habían sido incapaces de encontrar el aval bancario necesario. Desde el Celta, su presidente Horacio Gómez se apresuraba a manifestar que todo se debía a un error humano: al parecer, alguien se había equivocado y había remitido a la LFP un aval correspondiente al presupuesto de la temporada anterior, en vez del de la 95/96, que era el que realmente exigía la ley. Desde el Sevilla, con su vicepresidente y encargado de asuntos jurídicos José María del Nido ilocalizable por encontrarse de vacaciones en Eurodisney, se limitaban a decir que tenían depositado en la LFP un aval de 1992 que cubría cinco ejercicios, a pesar de que la nueva normativa hablaba claramente de que los avales que se exigían para la inscripción debían ser anuales y referidos cuantitativamente al presupuesto del ejercicio siguiente. Dos días después, tanto Celta como Sevilla presentaron los avales requeridos, otorgados por Santander y Barclays y fechados el 31 de julio. Para los directivos de la LFP esos avales no eran válidos por haberse presentado fuera de plazo y la ley no dejaba más opción que impedir la inscripción; para los dirigentes de los clubes y sus aficionados la fecha de los avales era lo más importante y la decisión de la LFP era poco menos que una cacicada improcedente.
José María del Nido pasó a dirigir las operaciones (en esos turbulentos días incluso se convirtió en presidente interino del Sevilla por la dimisión de Luis Cuervas) y tanto él como otros juristas afirmaban que la Ley de Procedimiento Administrativo amparaba a Sevilla y Celta, pues esa norma obliga a conceder un plazo de 10 días adicionales para subsanar errores de forma en los trámites burocráticos: según su punto de vista, la LFP se había precipitado al anunciar los descensos (y ascensos) porque, dado que tanto Sevilla como Celta habían presentado una documentación incorrecta, debía concedérseles ese plazo adicional para corregir los errores antes de tomar ninguna decisión. Para entonces todo había salido ya del ámbito estrictamente futbolístico para inundar los círculos políticos del máximo nivel. El 4 de agosto, con las protestas de los aficionados en pleno apogeo, Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces Ministro de Presidencia del gobierno de Felipe González, sentó la postura oficial del ejecutivo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros: que no se sancione a las aficiones, dijo, dando a entender que el clamor popular que pedía que se castigara a los dirigentes pero no a los clubes había calado en un gobierno que se tambaleaba por la corrupción y el caso GAL, y que lo último que necesitaba en esos convulsos días era cuatro ciudades en pie de guerra por un quítame allá esos avales.  
El Secretario de Estado para el Deporte y a la sazón presidente del Consejo Superior de Deportes, Rafael Cortés Elvira, principal impulsor de la norma y responsable, según se dejaba caer desde la LFP que presidía Antonio Baró, de que la ley se aplicara con el máximo rigor desde el minuto uno para dar ejemplo, denunció públicamente las presiones que recibía para revocar la decisión de la Liga. Se produjeron manifestaciones multitudinarias en Vigo, Sevilla (hasta 40.000 personas llegó a reunir el Sevilla en una marcha de protesta), Albacete y Valladolid, hubo peñistas que se declararon en huelga de hambre y las llamadas y declaraciones de políticos locales y presidentes autonómicos exigiendo una rectificación al CSD cobraron tintes casi berlanguianos. Manuel Fraga (Galicia, PP) y Manuel Chaves (Andalucía, PSOE) llamaban a Cortés Elvira para pedirle que hiciera todo lo posible por revertir la situación; Juan José Lucas (Castilla y León, PP) y José Bono (Castilla-La Mancha, PSOE), le exigían que se mantuviera firme, cada uno a su manera: el Secretario de Estado agradeció públicamente la postura conciliadora de Chaves y Lucas, lo que, por omisión, no dejaba precisamente en buen lugar a Fraga y Bono.
En todo caso, legalmente el CSD poco podía hacer. Lo sucedido, al tratarse de la aplicación de una ley, sólo era recurrible ante los tribunales ordinarios y, como mucho, el CSD sólo podía sugerir a la LFP que reconsiderara su decisión. Es decir, que los clubes afectados podían acudir a la Justicia si entendían que la LFP había cometido alguna irregularidad al aplicar la ley, o bien intentar ponerse de acuerdo en el seno de la propia LFP para buscar una solución al conflicto. Una vez recibidas las alegaciones de todas las partes implicadas, el CSD se inhibió y devolvió la pelota a la LFP, que convocó una asamblea extraordinaria para tratar el asunto. Habían pasado ya diez días y la solución que sonaba con más fuerza era la sugerida por el propio CSD: olvidar el desliz e inscribir a Sevilla y Celta en Primera División sin mandar de nuevo a Segunda a Valladolid y Albacete, formándose así una liga de 22 equipos que no convencía ni a técnicos ni a futbolistas, ni tampoco a UEFA y FIFA, firmes partidarios por aquel entonces de la reducción de los campeonatos nacionales a 18 equipos.
El 16 de agosto, a sólo dos semanas de empezar la competición, en una esperpéntica reunión televisada y con cuatro mil aficionados manifestándose a las puertas de la sede, la asamblea de la LFP decidía por aclamación, sin ni siquiera votar la propuesta, crear una Primera División de 22 equipos que se mantendría dos temporadas (nada se dijo entonces de qué pasaría con la Segunda División cuando hubiera que ajustar la máxima categoría a 20 equipos, y 18 años después aún esperamos la respuesta). Algunos equipos (Athletic o Villarreal, entre otros) manifestaron su disconformidad tanto con la decisión final como con todo el proceso, pero la “solidaridad” entre clubes acabó imponiéndose. La RFEF, a quien el nuevo calendario dejaba sin tres partidos de la Selección en una temporada de Eurocopa, también se posicionó inicialmente en contra, pero al final se vio obligada a transigir con la solución menos mala de todas cuantas se podían plantear, dada la pésima gestión de la crisis que se había hecho tanto desde la LFP como desde los órganos políticos. Algunas voces se preguntaron, no sin razón, que si se daba marcha atrás a esos descensos administrativos y se creaba una Liga de 22 equipos nada podría evitar que en el futuro dicho número se ampliara cada vez que algún club incumpliera la normativa vigente. La solución a esa incógnita, sin embargo, resultó bastante sencilla: al existir la peculiar convicción de que la ley castigaba con demasiada dureza a los aficionados de los equipos (perdón, Sociedades Anónimas Deportivas) que la incumplían, dejándoles sin poder ver a su equipo en el fútbol profesional, se llegó a la lógica conclusión de que había que cambiar esa norma para que las penas se impusieran sólo a los dirigentes responsables de las irregularidades y no a las entidades que dirigían.
Así las cosas, el golpe de gracia al intento de racionalizar la gestión económica de las SAD lo daría el gobierno de José María Aznar para evitar un nuevo estallido social en su primer verano de mandato. El 27 de julio de 1996, apenas cuatro días antes de que venciera un nuevo plazo de presentación de documentación, se publicó en el BOE el Real Decreto 1846/1996 que eliminaba de un plumazo absolutamente todas las exigencias económicas a las Sociedades Anónimas Deportivas. Ni obligación de estar al día con Hacienda y Seguridad Social, ni aval del presupuesto, ni cuentas auditadas: desde 1996, para poder inscribirse en una liga profesional sólo hay que ser SAD (o convertirse, según el caso) y no tener reclamaciones de jugadores o exjugadores por impago de salario. Y por todo esto, entre otras razones (como el mercadeo que trajo la resolución del “caso Bosman” o el boom de los derechos televisivos), hace unos días el CSD publicaba que los clubes de Primera División debían a Hacienda más de 475 millones de euros al finalizar la campaña 2010/2011. Hace 18 años se pudo haber evitado: pudimos ser lo que hoy es la Bundesliga, pero al final nadie quiso.
FUENTESapinsn

Sanción para el Legia de Varsovia por parte de la UEFA

La UEFA ha multado al Legia de Varsovia con 25.700 euros y el cierre parcial de su estadio para el primer partido en competición europea esta temporada frente al Steaua de Bucarest, que se disputará el próximo 27 de Agosto. 
El motivo de la sanción es la reiterada postura de sus ultras con el tema del racismo y del que dieron sobradas muestras (de su ignorancia) la temporada pasada.
En la foto, reunión de ingenieros, letrados y gente sobradamente preparada del equipo polaco

domingo, 18 de agosto de 2013

LBI Magazine número 3, Septiembre 2013

¡Buenas!

 Prometimos volver en Septiembre, y lo vamos a hacer. Prometimos aumentar el número de páginas sin subir el precio, y lo hemos hecho. Prometimos seguir aumentando en cantidad de contenidos y mejorando en la maquetación, y si, también lo hemos realizado.
 En el nuevo número de LBI Magazine, te podrás encontrar con los siguientes contenidos:
-San Mames, 100 años de historia-. Rendimos tributo al que ha sido el estadio más longevo de la liga y el único que ha visto, hasta hoy, disputarse todas las temporadas de la liga.
-El silencio de la madriguera-. Crónica de primera mano del viaje de unos aficionados rayistas al mítico "The Den" de Millwall en pretemporada.
-Entrevista a la Gate 9 del Omonia-. Os acercamos la esencia de este grupo chipriota. Probablemente uno de los grupos antifascistas más potentes de toda Europa.
-Las deudas del fútbol español-. Lo que los grandes medios de comunicación de masas se niegan a contar o lo hacen a hurtadillas, nosotros si te lo contamos. Con datos fiables y contrastados y gráficos para su mejor comprensión.

-Istambul United, ahora mandamos nosotros-. ¿Los cinco principales grupos ultras de una ciudad, de equipos distintos, unidos por una causa común? No es una película de ciencia-ficción, ocurrió en Estambul.
-Sindrome de Estocolmo-. Un repaso a la escena sueca, desde sus inicios hasta nuestros días, de la mano de uno de nuestros expertos en el tema.
-FC Guegnon, cuando lo importante era el fútbol-. Un equipo con clase y con historia, un grupo ultra pequeño pero aguerrido, un ultra de 46 años de los pies a la cabeza y con un bagaje de más 350 desplazamientos a sus espaldas. Entrevistamos al capo de sus ultras, Olivier "Dedé".
-Bloody Casuals, continuamos con la traducción del libro después de la interrupción del especial de verano.

Puedes conseguir la revista a través de las distribuidoras "Potencial Hardcore" en Vallekas-Madrid y "Mai Morirem" en Barcelona, además de la inmensa mayoría de gradas antifascistas del Estado Español. ¡¡¡No te quedes sin ella!!!

sábado, 17 de agosto de 2013

Grande Boban Bajkovic

El 11 de Agosto del 2013 el Estrella Roja de Belgrado perdió 4-2 frente al Javor, jugando como visitante. Nada de especial, los partidos se ganan, se pierden o se empatan. 
Lo que si sucedió fuera de lo común pasó durante el encuentro, en el minuto 35 del primer tiempo, el portero del equipo, Boban Bajkovic abandonó a toda velocidad el campo mientras se disputaba el partido y el encuentro se encontraba en un entretenido empate a 2. Se dirigió hacía el sector donde se encontraban ubicados los seguidores de su equipo. Un chaval del Estrella Roja fue pillado "in fraganti" mientras intentaba acceder saltando una valla hacía donde estaban ubicados los seguidores de su propio equipo y la policía decidió sacar las porras a pasear. Ya se sabe que es un grave delito saltar una valla y que eso merece un castigo proporcionado en base a decenas de golpes.
Cuando llegó el portero hacia donde se estaba produciendo la paliza, el chaval sólo le pudo gritar: "Bajko Bajko, ayudame", mientras se encontraba tumbado en el suelo recibiendo golpes por todos lados. Y el portero, Boban Bajkovic, vaya si lo ayudó, aunque también recibió lo suyo, mientras el árbitro paraba el partido y los jugadores de ambos equipos acudieron a parar la trifulca.
Al finalizar el partido, el protagonista del suceso declaró a los medios locales: "He visto que golpeaban a un aficionado y salí inmediatamente del campo a socorrerlo. Yo siempre he tenido una buena relación con los seguidores del equipo, somos como una familia. Cuando he llegado, los policías armados, me han insultado y golpeado. Diez contra uno, estos tíos no tienen ningún honor, hacen lo que quieren y no merecen ningún respeto".
Más claro, el agua.

El modelo español es exportable

Según la prensa alemana, cinco seguidores del Colonia tendrán que pagar una fuerte multa por los hechos acontecidos en junio del 2012 en el partido que enfrentaba a su equipo frente al Bayern de Munich, donde los locales realizaron un tifo de botes de humo negro. Parece ser que el intenso humo provocado por los botes mosqueó de tal manera a la federación alemana que multó al club por valor de 400.000 euros, según fuentes del propio Colonia, así como el cierre del fondo local por parte también de la Federación en el partido ante el Sandhausen.

El Colonia consiguió una rebaja de la sanción a poco menos de la mitad de esos 400.000 euros y acordó una medida inusual, hasta el momento. A través de las grabaciones de las cámaras de seguridad localizó al grupo de 200 personas que participó en el tifo, y de estos 200, seleccionó a cinco de ellos (supongo que cabezas visibles) a pagar 35.000 euros por cabeza para reparar los "daños causados".
Parece que todo esto es debido a suerte de guerra civil interna entre los ultras del Colonia y su directiva, que espera nuevas sanciones por la petada de bengalas de manera masiva por parte de sus ultras en Duisburgo, los incidentes en el derby frente al Fortuna de Dusseldorf, la utilización nuevamente de pirotecnia en el partido de Copa frente al Trier y el lanzamiento de objetos en el viaje a Paderborn. Y el club ya ha señalado que ante cada nueva sanción volverá a adoptar el mismo comportamiento.

miércoles, 3 de julio de 2013

El fútbol profesional español debe 4.114 millones, 610 de ellos a Hacienda

Publicamos esta noticia extraída del medio Vozpopuli por el valor informativo que proporciona en torno a la deuda real, y global, del fútbol español. Obviamente no estamos de acuerdo con la intención del mismo de edulcorar la realidad, ni mucho menos con las ideas de Miguel Cardenal en torno a ideas-clave como la entrada de capital extranjero (=jeques y oligarcas), el predominio de los dos grandes y su opinión acerca de las SADs. En Septiembre dedicaremos un extenso reportaje, con datos contrastados y fiables, sobre las deudas del fútbol español, sus orígenes, su evolución, su contexto y las soluciones que nosotros reclamamos. Hasta entonces, conformémonos con la realidad que nos quieren vender los medios de "todo esta mal, pero seguro que dentro de poco ira mucho mejor"...Con nosotros que no cuenten dentro de este modelo.
TEXTO
El Gobierno prevé reducir la deuda del fútbol profesional de 4.000 a 3.000 millones de euros en el próximo trienio con la aplicación del Plan de Sostenibilidad previsto hasta la temporada 2015-16, según ha anunciado Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD).
Miguel Cardenal explicó que la reducción de la deuda vendría por la rebaja de 100 millones de euros anuales en los presupuestos de los clubes, en lo que a las partidas de salarios se refiere, otros 100 en la venta de jugadores al exterior y 100 con la entrada de capital extranjero, ya sea en casos como los fondos de inversión. En total, 300 en las próximas tres temporadas. Es decir, un total de 900 millones.
La deuda total del fútbol profesional español es de 4.114 millones. Concretamente, de 3.952.698.213,95 en Primera y 475.684.809,28 en Segunda. En lo que hace referencia a las administraciones públicas, los clubes de Primera deben 475.684.809 millones a Hacienda y 7.703.515 a la Seguridad Social, por 139.220.705 y 7.179.533, respectivamente, los de Segunda.  
Según aumentaban los ingresos por televisión, aumentaba también la deuda, algo que puso en peligro la sostenibilidad financiera del fútbol español y de ahí la intervención del Consejo Superior de Deportes con un plan de sostenibilidad.
Los clubes tienen que demostrar que pueden afrontar las consecuencias económicas de sus gastos o, si no, no pueden fichar. En este sentido, Miguel Cardenal destaca "el cambio cultural" del fútbol español. Prueba de ello es que mientras al principio un grupo de clubes impugnó judicialmente el control económico del CSD, un año después la asamblea de la LFP lo aprobó por unanimidad. Según Cardenal, este papel activo es clave para reconducir una situación muy complicada. “Los clubes reconocen que tienen un problema y que son ellos quienes lo solucionen. Ya no hay cabida a planes de saneamientos públicos como antes. Tienen que ser ellos los  
El CSD se felicita por los resultados del trabajo silencioso de la Comisión Mixta formada por miembros del propio Consejo y de la Liga de Fútbol Profesional, que ha mantenido 85 entrevistas formales con clubes de Primera y Segunda, pues, según él, existen "datos alentadores" como la reducción de 80 millones, un 8 por ciento, de la cantidad adeudada a Hacienda en el último año, entre marzo de 2012 y 2013.
Asimismo, el secretario de Estado para el Deporte, que comparece esta tarde en el Congreso de los Diputados, adelantó que para la próxima temporada 2013-14 se reducirá de 750 a 650 millones, entre el 12 y el 13 por ciento menos, el dinero destinado por los clubes al pago de salarios de los jugadores de Primera y Segunda División.
En este sentido, indicó que el Real Madrid y el FC Barcelona tienen un nivel de endeudamiento "muy asumible" en función de su nivel de generación de recursos y que dicha cantidad para el gasto de las fichas de los futbolistas variará según el balance de ingresos y gastos de cada uno de los equipos profesionales.
De esta forma, el fútbol español podrá, para él, "competir en situación de igualdad" con otras Ligas de su entorno como la Premier o la Bundesliga y añadir a la "excelencia deportiva la excelencia financiera". "Somos un referente en el mundo del fútbol y es importante proyectar una buena imagen de cara al exterior. A veces se exporta una imagen de prácticas ilegales, el amaño de partidos, pero ésa no es la foto del fútbol español", destacó.
Cardenal aseguró que se va aplicar la ley contra aquellos clubes que no cumplan con la normativa, lamentó la "laxitud" en aplicación de la Ley Concursal, que "daba la sensación de que se hacía para eliminar deuda", y dijo que "es imprescindible" eliminar la sombra sobre la seguridad jurídica si se quiere atraer al capital extranjero.
Así recordó que se han liquidado equipos de capitales de provincia como el Badajoz, Palencia o Salamanca o el descenso administrativo a Segunda B del Guadalajara por las presuntas irregularidades en su conversión en SAD. "Si hay unas normas sobras las SADs se van a cumplir", sentenció.  

viernes, 28 de junio de 2013

La pelota se mancha y también se lava

En el último mundial de fútbol jugado en Sudáfrica, unas 3.200 millones de personas siguieron la competición a través de la televisión, lo que representa casi el 50 por ciento de la población del planeta. Según cifras proporcionados por la FIFA, en todo el globo existen casi 40 millones de futbolistas federados, 5 millones de árbitros y otros tantos directivos ligados a este fabuloso deporte. Todo eso representa un asombroso despliegue de pasión y color, pero fundamentalmente configura un incalculable negocio para los que tienen la sartén por el mango y para todos los que ayudan a cocinar la sopa.
 En Argentina, actualmente se investigan 444 transferencias de futbolistas de clubes nacionales, sospechosos de triangulaciones espurias, evasión impositiva grave y lavado de dinero. Se ordenaron allanamientos en varias ciudades de nuestro país, en Chile y en Uruguay, que son los vértices cruciales de estas maniobras de defraudación al fisco. Son diez los detenidos e indagados en esta causa que lleva adelante el juez federal Norberto Oyarbide y hay cinco personas prófugas. Y en el medio aparecen nombres que los relatores rosarinos y santafesinos mencionan todos los fines de semana. 
 Detrás del sudor de los jugadores y de las emociones de los hinchas, se mueve un ejército de empresarios, representantes y especuladores que desde fines de los años 80 vieron en el fútbol un terreno fértil para el crecimiento de sus cuentas bancarias. Con la connivencia de los más altos jerarcas de este deporte y la complicidad de la gran mayoría de los dirigentes de los clubes, se fue tejiendo una red financiera que mueve millones y millones y que se instaló como un orden natural dentro del fútbol. Y hasta fueron entrenados los hinchas, que esperan con más ansias un pase millonario que un gol al ángulo del número nueve que defiende sus colores.  

El triángulo de los pantalones cortos

El defensa Santiago Vergini se formó en Vélez, en 2009 pasó a Olimpia de Paraguay, luego al Hellas Verona de la segunda división de Italia y de ahí cedido a Newell’s, donde acaba de coronarse campeón. Sin embargo, sus derechos federativos están inscriptos en el club Fénix de Uruguay, donde el espigado zaguero oriundo de Máximo Paz, obviamente, nunca jugó. Como en todos los casos de triangulaciones, su representante fichó al futbolista en una institución que le permite bajar al mínimo las cargas impositivas y de esa manera el dinero de las transferencias ingresa prácticamente sin deducciones al bolsillo del intermediario. El agente de Vergini es Claudio Curti, titular de la firma IMG y uno de los investigados por la Agencia Federal de Ingresos Públicos (Afip).
 “Yo no sé nada, todo eso lo maneja mi representante”, alcanzó a murmurar Vergini cuando explotó la causa. Debido a esta situación de irregularidad, el defensa no jugó el partido con Belgrano de Córdoba del Torneo Inicial 2012 “por recomendación de la AFA”, según informaron en Newell’s. El zaguero ya lleva dos préstamos en la Lepra (el segundo vence el 30 de junio) y los dirigentes rojinegros están ante una encrucijada ahora que deben negociar la compra definitiva de su pase.


Un caso parecido es el del arquero Sebastián Peratta, cuyo derechos federativos figuraban hasta hace poco en el Locarno de Suiza, un club fantasma que saltó a la fama tras convertirse en un verdadero paraíso fiscal para los mercaderes del fútbol. Desde 2010 el pase del ex Vélez pertenece a Newell’s, que le pagó 600 mil dólares a Fernando Hidalgo, otro de los intermediarios investigados. Hidalgo creció a la sombra de Gustavo Mascardi y así fundó la empresa de representación de deportistas HAZ (Hidalgo, Arribas, Zahabi) Sports Agency SA, que también hace grandes negocios en el automovilismo. Bajo el ala de Hidalgo luego creció Miguel Ángel Pires, el famoso apoderado de Juan Sebastián Verón.
 Fernando Hidalgo también representa al ex defensa de Rosario Central, Guillermo Burdisso, que acaba de ser declarado prescindible en Boca. Ante las investigaciones y los allanamientos a su empresa ordenados por el juez Oyarbide, el intermediario salió a decir que “el pase de Burdisso se hizo un mes antes de que salieran las triangulaciones y se hizo todo en regla”.
 Otros casos relacionados al ámbito doméstico: los derechos federativos del delantero Juan Manuel Cobelli y del mediocampista Federico Vismara fueron asentados en el ignoto Sudamérica de Uruguay; el delantero de Colón, Emanuel Gigliotti, y el ex defensa de Newell’s, Cristian Lema, en Fénix; por Chile pasaron los pases de Marcos Figueroa y Javier Toledo. Una perlita: cuando Gabriel Heinze pasó de la Lepra al Valladolid de España, en 1997, su pase fue inscripto en la Liga Lobense de Fútbol para evadir impuestos.   

Paraísos hechos pelota

La mayoría de los clubes investigados por el flamante Registro Dinámico de Paraísos Fiscales Deportivos son de Montevideo: Fénix, Bella Vista, Cerro, Ranger, Rampla Juniors, Boston River, Sudamérica y Progreso. El chileno Unión San Felipe y el suizo Locarno también figuran al tope de las sospechas, que a esta altura son más que certezas. ¿Qué es un paraíso fiscal en el mundo del fútbol? Son aquellas instituciones, generalmente de poco o nulo prestigio deportivo, que sacan mayor rédito del flujo de dinero que de los intereses que éste genera. Intervienen en operaciones varias veces millonarias que involucran a jugadores de elite, que obviamente nunca pasan por sus filas. 
 En una triangulación también se puede ocultar el verdadero valor de venta. Por ejemplo: un  jugador llega al club puente por 5 millones de dólares y al poco tiempo arriban a la institución en la que finalmente jugarán por el doble de dinero.
 Si esta operatoria se viene desarrollando a la vista de todos desde hace dos décadas, ¿por qué ahora esta avanzada judicial? Puede interpretarse como una extensión de la política fiscal del gobierno nacional para recaudar los dólares que necesita para cumplir con sus obligaciones. También puede razonarse que el estado, en su sociedad con la AFA a través del Fútbol Para Todos, le apunta a estas estafas al fisco para seguir sustentando el programa de televisación de partidos.
 El caso que desencadenó el escándalo fue el de Jonathan Bottinelli, el futbolista que quedó procesado por “tentativa de evasión tributaria”, tras detectarse que su pase fue producto de una triangulación con el club Unión San Felipe de Chile. La bola se fue haciendo cada vez más grande, involucrando a 444 transferencias de jugadores. La Afip les bloqueó el CUIT a 146 representantes, se realizó un mega procedimiento en la Superintendencia de Entidades Financieras del Banco Central, donde fueron detenidos el inspector general de control de cambios, Leandro Sixto, y la inspectora senior Patricia Juárez, y se allanaron las sedes de San Lorenzo, Racing, Vélez, Argentinos Juniors, Sarmiento de Junín y de la mismísima Asociación del Fútbol Argentino. 

El nene mimado va al banquillo

Todo marchaba por los cauces normales, con las novedades de las detenciones dentro de un negocio turbio que se conoce desde hace mucho tiempo. Pero apareció salpicado el nombre de Lionel Messi, ligado a desvíos de dineros directamente proporcionales a sus ingresos, y se llenaron todas las portadas del mundo deportivo. Los abogados del crack del Barcelona y de su padre Jorge acaban de pagar 10 millones de euros “en forma voluntaria” para tratar de frenar el reclamo del fisco, que hasta podría mandar al mejor futbolista del mundo a la cárcel.

El 17 de septiembre, Messi tendrá que declarar ante la Justicia española por presunta evasión en los ciclos 2007, 2008 y 2009. La metodología de sus apoderados legales habría sido la misma: cedían sus derechos a empresas de Uruguay y Belice (paraísos), y estos a su vez giraban la ganancia a empresas en Ucrania y Suiza, países que tienen al euro como moneda de curso legal. La Unión Europea prohíbe realizar estas operaciones a los países del Eurogrupo, pero no a todos los europeos. En conclusión: Messi factura en un paraíso, gira a un país aceptado por la Unión Europea y de ahí lo ingresa a España sin pagar mayores gastos. 
“Los clubes de fútbol son considerados por los delincuentes como vehículos perfectos para el lavado de dinero”, afirmó el Grupo de Acción Financiera Internacional hace algunos meses. La intervención de la Justicia es lo único nuevo en todo este entuerto. 

miércoles, 26 de junio de 2013

Prohíben a los hinchas del Cali llevar al estadio sus propios colores durante diez partidos

Por solicitud de la Alcaldía de Cali, la Comisión Local de Seguridad, Comodidad y Convivencia en el Fútbol, sancionó a las barras organizadas o populares del Deportivo Cali con diez fechas sin poder ingresar al estadio Pascual Guerrero elementos alusivos al equipo de fútbol, tales como camisetas, banderas, tambores, etc.
Así lo aclaró la Secretaría de Gobierno Municipal, al rectificar un comunicado inicial en el que informaba que se prohibía el ingreso de los hinchas de las barras durante diez fechas del campeonato.
La medida se toma luego de los hechos presentados el pasado sábado en el que un hincha del Millonarios resultó muerto y varios de ellos heridos por hinchas del Deportivo Cali.
De acuerdo con el secretario de Gobierno Municipal, Carlos Jose Holguín Molina, esta sanción se aplicará en los diferentes partidos de los campeonatos tanto de la Copa como de liga Postobón y sólo se levantara si mejora el comportamiento de los hinchas en otros eventos deportivos que se realicen en el país.
La medida fue tomada la mañana de este martes en una reunión de la que hicieron parte la Secretaría de Gobierno, Deporte, Salud, la Policía, la Liga Vallecaucana de Fútbol, los equipos de fútbol locales y entidades de socorro.
Por su parte, la Policía informó que se encargará del Protocolo de ingreso de las barras visitantes, como será el caso del partido de este Sábado entre Cali y Once Caldas, disponiendo los cinco anillos de seguridad que tradicionalmente han tenido, con trece puntos de control y 1.350 hombres.
Asimismo, la Policía custodiará a la barras que se desplacen desde Manizales hasta Cali y desde Cali hacia Manizales para seguir de cerca cualquier situación o inconveniente que pueda presentarse.