miércoles, 23 de enero de 2013

Johny Rotten, amante del fútbol (primera parte)

"Rotten: No Irish, no blacks, no dogs", es la autobiografía de John Lydon AKA Johny Rotten, el que fuera vocalista del grupo punk "Sex Pistols". A pesar de lo que pueda parecer por la actitud nihilista del grupo, Johny era un gran amante del fútbol -y lo sigue siendo- y fiel seguidor del Arsenal. Editado en 1994 por primera vez, la editorial "Acuarela" lo tradujo y publicó en castellano en 2008. Colgaré algunos extractos de diversas conversaciones entre el y Rambo, un ex-hooligan del equipo, que se cruzan a lo largo del libro porque son muy interesantes para todos los que estamos enfermos por el mundo de las gradas y de las culturas juveniles setenteras y ochenteras. Al ser bastante denso, lo dividiré en varias entregas. Al que le pique que se rasque, que esto es gratis.
¡Oye, que el título es muy faltón! Claro que lo es, es exactamente igual que un cartel que vio John Lydon en un bar londinense. John es de origen irlandés, tenía amigos negros y le encantaban los perros...
EXTRACTOS DEL LIBRO 
-RAMBO: "Yo era skinhead a los doce años, en 1969. En aquella época en Finsbury Park todos los chicos de mi edad eran skinheads. Teníamos que llevar Dr. Marteens de la talla 39 que nos quedaban grandes porque si comprábamos botas de nuestro pie tenían que ser Dr. Marteens junior, que parecían calzado de niños. Así que llevaba dos números más grandes que el mío. Lo mismo pasaba con las camisas Ben Sherman, que empezaban en la talla 36, así que me ponía camisas para cuellos de treinta y seis centímetros aunque el mio sólo tenía doce. Solíamos dar palizas a los pakistaníes, pero casi siempre lejos del centro de Londres. Lo llamábamos "desplumar", ya que normalmente les robábamos y casi nunca se defendían. Yo no lo hice muy a menudo pero cuando ponían resistencia se montaba una buena pelea".
-RAMBO: "Yo iba al fútbol en los setenta con Jimmy Lydon, hermano de John. John solía venir con nosotros pero me hice amigo de Jimmy antes que de John. En la época en que Jimmy y yo íbamos mucho al fútbol, Jimmy llevaba el peinado a lo David Bowie. A mi me gustaba Bowie, pero había que tener cuidado con lo que pensaban tus amigos. Bowie era marica pero los aficionados al fútbol lo aceptaban. Eran hooligans pero iban peinados como Ziggy Stardust".
-JOHN LYDON: "Los equipos profesionales buscaban jugadores cerca de sus estadios y todos los chavales de los colegios querían jugar en el equipo del barrio. Mandaban entrenadores y ojeadores a ver los partidos de chavales. Todo el mundo quería ser un héroe del fútbol, un objetivo aceptable cuando eres joven porque al menos te sirve para centrarte en algo.
 He tenido peleas pero para ser sincero no me gusta utilizar la fuerza. Nunca me ha gustado. Odio la violencia porque no la entiendo. Duele mucho y la verdad es que tampoco me gusta hacerle daño a nadie, por mucho que me enfade. Mis armas son las palabras. Aunque trataba de apartarme de la violencia del fútbol, al mismo tiempo participaba en todo el rollo de defender nuestro fondo en los partidos en casa. Me encantaba todo el caos que se montaba. El fútbol era una auténtica anarquía que la policía no podía parar. Ni siquiera las propias bandas podían. Y sin embargo parece que no había heridos graves, las cosas se resolvían a puñetazos. Los cuchillos y las pistolas llegaron mucho después. A los que iban en bandas que llevaban navajas se les consideraba gilipollas. Si les hacía falta llevar armas es que no eran capaces de defenderse por si mismos.
Los clubes se hacían los suecos ante toda aquella violencia. Estoy seguro de que lo veían con buenos ojos por el apoyo que recibían en los partidos. Lo cierto es que los clubes nunca han hecho nada para detener la violencia en el fútbol aparte de llenar las gradas de policía, lo que no soluciona nada. Tienes que lograr que los aficionados se involucren más en el juego. Ahora en Inglaterra la gente que lleva camisetas de sus equipos no tiene nada que ver con la violencia. Es más bien al contrario: con los que tienes que tener cuidado es con los que no llevan camisetas. Esos son los cobardes que te apuñalan por la espalda".
-RAMBO: "Empecé a salir con gente de Finsbury Park. Formábamos un grupo bastante grande en el que había muchos negros, casí todos del Caribe. Entonces rompíamos esas barreras. Eramos el grupo de Finsbury Park, pero también estaban los de Islington y los de la otra parte de Islington que se llama Highbury. En Highbury sí que había todavía algo de racismo. También eran del Arsenal, pero a veces nos enfrentábamos a ellos, que eran todos blancos. Otras veces nos juntábamos, pero siempre había algo de división. En Finsbury ibamos por delante y por eso acabamos mucho mejor que en otros barrios, porque nos juntábamos con negros, griegos y muchos irlandeses y escoceses, de manera que tenías que llevarte bien con todos. A veces nos peleábamos en el Tottenham Royal contra los negros del Tottenham, pero en nuestro lado también había negros. En 1973 ya había negros entre los aficionados del Arsenal".

1 comentario:

Mario Díaz Díez dijo...

Soy fan del Arsenal, y sin duda gran artículo, con mucho trabajo detras, esperando la segunda parte.
Por si te interesa he empezado un pequeño blog hoy mismo, y me gustaría saber tu opinión, un saludo.
http://masqueunsaquedebanda.blogspot.com.es/